Documental sobre los Juegos Olímpicos de 1936

Uno de Agosto de 1936. Berlín, la capital del Tercer Reich, acoge los undécimos juegos olímpicos, que se convierten en una gran operación de propaganda del régimen nazi. El ministro Joseph Goebbels será el primero en darse cuenta de la posibilidad propagandística, de que Alemania mostrara su poderío al resto de países.

En 1933 Hitler tiene ya en mente proveer a Alemania de un poderoso ejército, vengarse de Francia e invadir una parte de Europa. Pero todavía no está listo, el ejército alemán se encuentra en plena reconstrucción y el Führer debe ganar tiempo. Por el momento, prefiere pasar por un hombre de paz y los Juegos Olímpicos vienen como anillo al dedo para ese propósito. Así, ordena a Joseph Goebbels, su ministro de propaganda, coordinar una operación gigantesca de comunicación. Toda la maquinaria alemana, económica, militar, de seguridad, propagandística, se pone en marcha. Se trataba de mostrar a los deportistas la mejor imagen posible, de manera que cuando regresasen a sus países se hicieran eco de todo el potencial que Alemania proponía.

Pero los nazis están imponiendo sus leyes racistas. En septiembre de 1935 Hitler proclama las leyes de Nuremberg. Se priva a los judíos de la ciudadanía alemana y sus comercios son cerrados. Son excluidos de todos los empleos públicos. Se les niega la entrada en los hospitales. Desde el otro lado del Atlántico, decenas de dirigentes deportivos y políticos estadounidenses envían al COI cartas reclamando un boicot: ni los norteamericanos ni los representantes de otros países deben participar en los Juegos de la Alemania nazi, puesto que de hacerlo suscribirían la ideología de los nazis y su sórdida utilización de los juegos. La Carta Olímpica considera que debe haber una igualdad absoluta de razas y creencias en el ámbito del deporte. Es la antítesis directa de la ideología nazi, que convierte la desigualdad racial en la piedra angular de su pensamiento.

La amenaza del boicot aumenta justo en el momento en que Alemania termina sus titánicas obras. Los nazis corren el riesgo de ser privados de la gigantesca operación de propaganda que preparan desde hace tres años. El mayor temor del aparato nazi era que le quitaran la organización de los juegos.

About The Author
- Hola, acepto sugerencias y peticiones. Tambien tengo documentales interesantes en Ingles.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>